Son una hermosa manera de corregir imperfecciones en los dientes tales como decoloraciones, desgastes, fracturas o  corrección del tamaño y forma.

Mediante el cementado de una estructura muy delgada de porcelana sobre la superficie de los dientes, se pueden lograr resultados muy satisfactorios con sonrisas brillantes  y con una apariencia natural.

Las carillas de porcelana requieren un mínimo de desgaste del diente en comparación con una corona de porcelana ya que se remueve únicamente una pequeña porción del esmalte.