La limpieza dental consiste en remover la placa ( acumulación de bacterias) y el cálculo (sarro) que se acumulan sobre la superficie dental a lo largo del tiempo y que pueden llegar a causar inflamación de las encías (gingivitis) y enfermedad en los tejidos que soportan los dientes ( enfermedad periodontal)

El propósito de la limpieza dental, el raspado radicular y el pulido es básicamente dejar las superficies de los dientes limpias y lisas para evitar que las bacterias colonicen la superficie dental y usted pueda mantener con mayor facilidad sus dientes y encías limpios y saludables.